Nace La Fundación Dádoris.

La Fundación Dádoris nace de la voluntad de un grupo de personas que quieren:
1. Mejorar la sociedad española
2. Apoyando a jóvenes académicamente excelentes pero sin recursos económicos, familiares o sociales. Transformando sus vidas a través de la educación superior para que alcancen todo el potencial que su talento tiene.
3. Y construyendo una cadena de solidaridad con ellos hacia el futuro.
Somos una fundación privada sin ánimo de lucro de ámbito nacional con sede en Madrid e independiente de cualquier institución privada o pública o de cualquier individuo o empresa.

Todos los que colaboramos con ella, Patronos, Equipo Directivo, Voluntarios, lo hacemos de forma totalmente altruista. Sin recibir remuneración alguna. Todo lo que obtenemos va dirigido a las becas.

La primera iniciativa de la Fundación es su programa de becas:
Programa integral de Becas de Excelencia tutorizadas en España, para jóvenes extraordinarios en situación económica, social o familiar desfavorable. Becas que pueden llegar hasta 9.000 euros al año y con tutores altruistas que han desarrollado una carrera profesional de éxito y que son un referente en su profesión y vida.
Nuestros objetivos son:

* Apoyar financieramente y tutelar a jóvenes preuniversitarios con altas capacidades y rendimiento demostrado pero sin recursos económicos, y sin la visión ni el apoyo moral, propio ni de sus familias, a cursar estudios superiores.
* Sin tomar en cuenta su raza, nacionalidad, género, orientación sexual, religión o ideología.
* Construir una “cadena de solidaridad” en el futuro para que de forma voluntaria puedan, estos beneficiarios, seguir apoyando a otros candidatos similares en sus características y condiciones.
* Contribuir con el trabajo de dichos becarios al desarrollo económico y social de las sociedades en las que se establezcan.
* Involucrar a la sociedad civil en un apoyo más directo, financiero y de tutela, a las futuras élites ayudando a personas que por su debilidad financiera, cultural o familiar, nunca hubieran podido acceder a los estándares de excelencia educativa que por meritocracia merecen.

Hoy empezamos un camino del que nos hace sentir orgullo por cada paso que damos para ayudar a cambiar el destino de esos jóvenes extraordinarios.

Únete a la Fundación.