Convenio de la Fundación Dádoris con Don Ubaldo Nieto Carol

El pasado viernes 27 de septiembre tuvo lugar, en la sede de la Fundación Dádoris en Madrid, la firma del convenio de Colaboración entre don Ubaldo Nieto Carol y el presidente de la Fundación, don Pedro Alonso Gil.

El convenio permitirá la dotación de dos becas (12.000 euros anuales) para financiar los estudios de dos estudiantes universitarios, excelentes académicamente, pero cuyas familias no disponen de los recursos económicos suficientes.

Con dicho convenio, Don Ubaldo Nieto quiere rendir homenaje a su padre, recientemente fallecido, el Prof. Don Ubaldo Nieto de Alba (por eso las becas llevan su nombre), el cual fue en vida un distinguido servidor público en sus múltiples facetas, entre otras: Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, decano de la Facultad de CC.EE. y Empresariales, Inspector de Finanzas, Senador constituyente (Presidente de la Comisión de Economía y Hacienda) y presidente del Tribunal de Cuentas.  Su pasión por la enseñanza fue una constante en su vida y en todos y cada uno de los puestos que desempeñó.

 

 

El presidente de la Fundación, Pedro Alonso Gil agradeció este acto de generosidad doble: por un lado, ayudando a dos jóvenes con un talento excelente a seguir con su educación superior y por otro lado, honrando la memoria de una persona extraordinaria, Don Ubaldo Nieto de Alba, que en vida colaboró con la Fundación de modo activo.

En dicho acto, don Ubaldo Nieto Carol comentó: “firmo este Convenio con la pluma de mi padre, que él me dio al fallecer mi madre, que ella le regaló y en la que consta el nombre de ambos y la fecha de sus bodas de plata en 1983. A ambos llevo en el corazón y a ellos hay que agradecerles estas becas porque me han dado mucho más de lo que yo doy; sobre todo amor.

Permítaseme recordar la dedicatoria de mi 1ª Tesis doctoral y luego mi primera monografía: “A mis padres cuyo sacrificio y abnegación me han permitido ser lo que soy”. Y la de mi 2ª Tesis doctoral y parte de mi tercera monografía: “A mi padre, cuya integridad personal e intelectual será siempre mi ejemplo a seguir. A mi madre, cuyo corazón y entrega a su familia son inigualables…”.